LETRA DE CAMBIO

0
301

LETRA DE CAMBIO
LA SARTA DE falsedades de la (DES)procuradora de justicia del estado, MARÍA CANDELARIA CHIÑAS, se leen más como una oficiosa defensa a ultranza del cacique de la UABJO , el eterno ABRAHAM MARTÍNEZ ALAVÉS, que como argumento jurídico para intentar justificar la nulidad de una institución para hacer justicia a Ixtli Martínez, la colega reportera herida de un balazo que disparó un pistolero plenamente identificado como uno de los sicarios miembros del grupo de porros subvencionados por ABRAHAM MARTINEZ y sus hijos, funcionarios de la Universidad.
ADEMÁS de las evidencias que han surgido en el transcurso de las investigaciones sobre el historial del pistolero que disparó la bala que hirió a la periodista, a esta columna han llegado informaciones sobre el modus operandi de los porros, como “el taquero”, que cobran a través de una nómina confidencial que maneja el secretario particular del Rector que es precisamente uno de los hijos de ABRAHAM MARTÍNEZ ALAVÉS, hoy por hoy, el hombre fuerte en la UABJO.
PERO VOLVIENDO a la actitud oficiosa de la señora CANDELARIA CHIÑAS, se ve claramente que obedece a los intereses de quien le permitió llegar al puesto de procuradora, su antecesor y ex jefe inmediato, EVENCIO NICOLÁS MARTÍNEZ. No hay que olvidar que el sueño de éste funcionario es ser Rector de la Universidad Benito Juárez.
HABILIDOSO como es, caminando siempre por la vereda de la intriga política, sabe que aunque no ganó su “amigo” ULISES RUIZ en las pasadas elecciones, la señora Chiñas, cumplió en la Procuraduría (para eso la puso) trabajando en la constitución de las redes para la campaña de GABINO CUE y allí es donde ve la posibilidad de cumplir su anhelo de ser rector.
CON ESTE PROYECTO en mente, EVENCIO NICOLÁS no quiere ninguna contrariedad. En su calidad de Secretario General de Gobierno, en lugar de preocuparle la ingobernabilidad que sienta peligrosamente sus reales en Oaxaca, lo que pretende es no contrariar, en lo más mínimo, a don ABRAHAM MARTÍNEZ ALAVÉS pieza fundamental para poder o no poder llegar a la Rectoría de la UABJO.
ESTO es lo que le quita el sueño, no el secuestro de 35 campesinos de Yosoñama -“el plagio más largo en la historia de Oaxaca”- a punto de morir.Tampoco los señalamientos que hace la Iglesia de los robos sin aclarar en más de una docena de templos; ni la impunidad de los dueños de las Cajas de Ahorro que han despojado de su patrimonio a más de 30 mil oaxaqueños. Menos le va a interesar la guerra fratricida entre los Triquis. Nada le importa a don Evencio, sólo ser Rector.
LE PREOCUPA, si, la intención de la PGR de citar a don ABRAHAM MARTÍNEZ ALAVÉS para que declare sobre la balacera que provocaron “sus” porros al intentar el desalojo de estudiantes y maestros de la Escuela de Derecho, que no quieren someterse a los lineamientos del cacique. A eso se debe que la señora Chiñas haya salido en su defensa al decir que la agresión a la periodista “se trata de un delito del fuero común” y que, para la procuraduría de Justicia del estado, don Abraham “no tiene ninguna responsabilidad” en los hechos violentos en que resultó lesionada la reportera. Es decir, don Evencio lo quiere exonerar con toda la facilidad del mundo.
L A CAUSA
CON ESTAS actitudes se confirma la abolición de facto de la institución que se creó con la finalidad de administrar justicia, pronta y expedita, para el pueblo de Oaxaca.
LA (DES) procuración de justicia se inició con EVENCIO NICOLAS MARTINEZ y continúa en la misma situación con el triste desempeño de la señora Chiñas, misma que impuso como su sucesor en esa dependencia que, dicho por las más diversas voces de la sociedad oaxaqueña, ha caído en el más deplorable de los desprestigios.
RECIEN nombrado procurador, EVENCIO NICOLAS recibió como “bienvenida” una cabeza humana cerca de su oficina con un recado personal. Con este antecedente que nunca aclaró, ULISES RUIZ no solo lo ratificó, hasta lo ascendió a Secretario General de Gobierno. Recientemente, un joven colaborador suyo fue levantado y golpeado al grado de desfigurarle la cara. Nunca investigaron las causas.
ESTO confirma el alto grado de impunidad que prevalece en Oaxaca, por la nulidad y el desprestigio de las instituciones responsables de hacer justicia.
HOY QUE el gremio periodístico reclama con energía al gobierno federal la seguridad de los comunicadores para ejercer libremente su profesión, en Oaxaca, por más fuertes que sean los intereses, no debe quedar sin castigo la agresión de la colega Ixtli Martínez. La PGR y las instancias federales no deben permitir más impunidad.
NO DEBE prevalecer más el criterio irresponsable que permitió que el secuestro del colega Pastor Matías Arrazola se ocultara en los archivos de la impunidad, lo mismo que las lesiones del corresponsal de Milenio, en el 2006 cuando FLAVIO SOSA y sus hermanos, arremetieron a tubazos contra el compañero periodista Oscar Rodríguez a quien luego amedrentaron con una barricada permanente frente a su domicilio, para que la denuncia no prosperara.
GRAN RIESGO
AUNQUE las luchas periodísticas han permitido que las agresiones contra comunicadores sean investigadas directamente por las autoridades federales con la finalidad de que no haya omisiones y abusos de autoridades locales, como los que he relatado, el oficio de reportero sigue siendo el más peligroso en todo el país.
EL RECIENTE secuestro de cuatro periodistas en el norte del país, se suma a muchas agresiones más. De enero del 2008 a la fecha, se han registrado las embestidas más violentas contra el gremio, pues no sólo se duplicaron las agresiones a comunicadores, sino que aumentaron los asesinatos.
En los últimos 18 meses, han sido asesinados 17 periodistas en todo el país, además se registraron 365 actos de intimidación contra comunicadores, según el último informe de la Federación de Asociaciones de Periodistas de México.
LAS entidades con mayor incidencia desde el 2008 a la fecha, fueron el Distrito Federal, con 15.3%; Oaxaca, 11.7%; Veracruz, 9.9%; Chiapas, 7.2%; Tamaulipas e Hidalgo, con 4% cada uno.
Para dar mayor contexto a la problemática, el informe destaca que si entre 2001 y 2003 hubo siete asesinatos y un informador desaparecido, tan sólo entre 2006 y junio de 2009 se registraron 32 homicidios de periodistas.
Añadió que en 2008 sobresalió la violencia contra el quehacer informativo, pues de los 223 casos registrados, 31.8% fueron agresiones físicas, 21% amenazas e intimidaciones y 5.3% asesinatos.
Los reporteros que cubren las fuentes policiacas y políticas, fueron los más afectados. Ambas áreas concentraron 84% de las agresiones». El poder público continúa acumulando el mayor porcentaje (60%) como presunto responsable de actos contra periodistas y medios de comunicación, al englobar a las fuerzas del orden, a servidores públicos e instituciones de gobierno. El 14.4% de presuntos responsables lo constituyeron actores anónimos y que 2.7% fueron posibles narcotraficantes.
POR SU PARTE, la Fundación para la Libertad de Expresión hizo un llamado enérgico a las instituciones encargadas de la seguridad pública para que lleguen hasta las últimas consecuencias en las investigaciones.

La impunidad en el asesinato de más de 70 periodistas en la última década, parece haber tomado carta de naturalización ante la pasividad del gobierno de Felipe Calderón. Lo que ocurre no sólo es una agresión contra los periodistas, es una acometida contra la libertad de expresión y desde cualquier punto desde el que se le vea, una amenaza para el avance de la democracia.

Visítenos en: www.escaparatepolitico.com
O escríbanos a fsj9420@prodigy.net.mx

Compartir
Artículo anterior
Artículo siguienteDESCRÉDITO
Autor de Escaparate Político desde 1977 consolidada como una de las columnas de mayor permanencia. Dos veces Premio Estatal de Periodismo; Premio México de Periodismo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de México. Socio fundador de la Asociación de Periodistas de Oaxaca. Corresponsal (Oaxaca) de la gran cooperativa de Excélsior hasta su privatización.

Dejar respuesta