NO DEBE FALLAR

0
506

NO DEBE FALLAR

ME DICE una gente del círculo cercano a GABINO que las expectativas que despertó no deben quedar solo en lo electoral, debe cumplir los ofrecimientos, lo mejor que pueda, porque de lo contrario la sociedad no podría soportar un engaño más del gobierno.
SOSTIENE mi entrevistado que el gobernador electo sabe de la inmensidad del compromiso. Para remontar tiene la fuerza de los cientos de miles de oaxaqueños que le confiaron su voto, pero también sabe cuanto pesan los lastres que significan los compromisos de la alianza. Está en una situación muy incómoda. Cada decisión que toma inmediatamente tiene reacciones.
LA sociedad civil que lo llevó al triunfo, espera una nueva relación entre la clase gobernante y la ciudadanía organizada que ya no quiere más abusos, corrupción y negligencia, pero también están enfrente los partidos políticos que hicieron posible la alianza. Éstos defienden sus intereses, aunque rayen en lo absurdo.
ALLÍ ESTÁ la declaración del dirigente estatal del PRD, Amador JARA, de que no quiere “Diodoristas, ni Muratistas, ni priistas en el gabinete de Gabino”. Tal mensaje parece venir más de un engañabobos que de un político.
SI ASÍ FUERA, el gobernador electo se quedaría solo porque TODOS los integrantes de su equipo, él mismo, y casi toda la clase política, nacieron, abrevaron e hicieron fama y fortuna a la sombra del PRI. No todos los que se confiesan del PRI son ladrones o irresponsables. Tampoco todos los priistas vergonzantes limpian su imagen solo por renegar de su partido original.
HE COMENTADO en este espacio la marcada diferencia entre los priistas honestos y los corruptos. El comportamiento decoroso de tesoreros del estado como don RAÚL CANELA MANZO, don EMILIO GARCÍA ROMERO y ENRIQUE ARNAUD VIÑAS, marcan la diferencia abismal entre otros que también han manejado las arcas públicas como DAVID COLMENARES, MIGUEL ÁNGEL ORTEGA cuya opulencia no pueden ocultar.
LOS RENEGADOS
SER RENEGADO del PRI no es sinónimo de honestidad. Tampoco es suficiente ser sino parecer.
LES DIGO esto por la incoherencia entre lo que dicen y lo que hacen esos renegados alrededor del gobernador electo.
A PESAR de su disimulo, el ex diputado federal convergente ¿o fue perredista? CARLOS ALTAMIRANO TOLEDO, en sus tiempos de tricolor imbuido y furibundo zedillista, fue administrador de la Presidencia de la República y luego director general del CAPFCE.
ORIUNDO DE Ixtaltepec, intentó ser diputado por esa región pero como su paisano Murat le aplicó su frase favorita de que “el que ya bailó que se siente”, brincó a la oposición y en el 2006, gracias al efecto Peje, resultó diputado federal.
CON EL SELLO tricolor a don Carlos no le fue nada mal económicamente. Su esposa sorprendió a sus paisanas en la reciente fiesta istmeña, con el espectacular medallón que lucía. Calculan 300 gramos de oro puro, solo en esa distinción.
SU papel de legislador fue sin pena ni gloria. Ahora con toda habilidad madrugó a los diputados locales perredistas electos al maniobrar para que su sobrino, KAROL ANTONIO ALTAMIRANO, se apoderara del cencerro para controlar al rebaño amarillo en la Cámara.
COMO BORREGUITOS
SI DIGO rebaño no estoy lejos de la realidad. Resulta inaudito que los 9 diputados electos del PRD hayan firmado una declaración política en la que resaltan “la convicción de asumir, desde LA IZQUIERDA , un papel relevante…” cuando el que los va a pastorear en la Cámara es una persona con formación priista. A los amarillos, con todo y que son la segunda fuerza política, el PAN les puso el candidato a gobernador, y ahora les imponen como su coordinador camaral a uno de formación ideológica estrictamente priista. KAROL se hizo en el PRI como dirigente juvenil, abrevó la cultura partidista de dinosaurios como HECTOR HUGO OLIVARES VENTURA de quien fue secretario particular muchos años y de otros legisladores.
AÚN ASÍ, los legisladores electos insisten en esa Declaración que “rescataremos la dignidad….rechazamos las viejas formas del autoritarismo…” etc.,etc.
HABER dicho “no más priistas” en el nuevo gobierno”, seguramente le está causando indigestión al dirigente del PRD estatal. Tendría más credibilidad si dijera: “los del otro PRI no deben estar aquí…”.

LA LECCIÓN DE PERDER

De acuerdo a una publicación de la Revista Electrónica Índigo, el proceso electoral caló profundo a las altas esferas del PRI y está llevando a una profunda reflexión de sus principales líderes.
El priísmo acepta que su partido “perdió estados clave como Oaxaca, Puebla y Sinaloa, por su división interna y su incapacidad para concretar nuevas alianzas” Aún así, índigo refiere que “la palabra derrota es cuestionable” porque en 2009, cuando consumaron su aplastante triunfo para dominar el Congreso, los tricolores alcanzaron poco más del 40 por ciento de la votación total.”
Al contrastar los números del 2010, aun con lo que perdieron, fue más lo que ganaron. Superaron el 50 por ciento de los votos contabilizados.
Beatriz Paredes, presidente del PRI, Manlio Fabio, líder tricolor en el Senado y Emilio Gamboa, líder del sector popular, reconocen que hubo soberbia y arrogancia.
Coinciden en que “la lección está aprendida, que en los comicios estatales del 2011 en el estratégico Estado de México, y en los presidenciales de 2012, el PRI será un incuestionable ganador”.
Índigo ennumera entonces las 4 lecciones que dejó el 4 de julio al PRI.
Lección Una, Los gobernadores no son garantía: Si en 2009 los gobernadores priístas fueron el factótum para determinar quiénes serían los candidatos a relevarlos, y la fórmula funcionó, en 2010 fallaron. Ni Ulises Ruiz en Oaxaca, ni Mario Marín en Puebla, ni Jesús Aguilar en Sinaloa, pudieron garantizar, con todo el aparato y el presupuesto de Estado a su favor, que sus candidatos se convirtieran en gobernadores. Fidel Herrera en Veracruz, al igual que Miguel Osorio Chong en Hidalgo, estuvieron a unos puntos de perder.
Lección Dos, la primera alianza es hacia adentro: La derrota está fincada en las fracturas hacia adentro que tiene el partido en cada uno de los estados que perdieron. Las imposiciones terminaron por generar la deserción de militantes que buscaron otras siglas para cumplir su proyecto personal.
¿Qué análisis merece el caso de Oaxaca, donde una más de las virtudes de Gabino Cué, fue tener entre sus principales promotores a dos ex gobernadores: Diódoro Carrasco y José Murat?
A eso hay que agregar que Jorge Franco, ex secretario de Gobierno de Ulises Ruiz y ex presidente del PRI, terminó operando a favor de la alianza ganadora que aplastó al tricolor el 4 de julio.
Lección Tres, el voto ciudadano supera al aparato: La ciudadanía se dio cuenta de que los gobernadores priístas estaban privilegiando a amigos o a cómplices, y calificó eso como un abuso. Los ciudadanos salieron a votar, y el voto fue de castigo.
Lección Cuatro, al PRI le faltaron mejores alianzas: El PRI se durmió en sus laureles de 2009. Sintió que con su militancia y la del Partido Verde volvería a repetir la hazaña. Y fallaron los cálculos. Como algunos de los entrevistados lo admiten, la soberbia y la arrogancia de un PRI que se sentía aplastante después de 2009, lo alejaron de acercamientos estratégicos con otros partidos que históricamente eran sus aliados.
Y de no ser por algunas alianzas con el Panal de Elba Esther Gordillo, los resultados habrían sido más pobres aún en varias entidades. Lo que sí queda en claro a lo largo de las conversaciones con la alta dirigencia tricolor, es que el aplastante PRI del 2009 tiene que hacer un alto en el camino para realizar un análisis autocrítico.

Visítenos en: www.escaparatepolitico.com
O escríbanos a fsj9420@prodigy.net.mx

V

Dejar respuesta