¿PARTIDO RENACIDO?

0
453

Por Felipe Sánchez

-Escaparate Político

Ya lo dije. El PRI no está muerto y en la próxima que será la madre de todas las elecciones, intentará resurgir de los rescoldos que aún arden. No como el mítico renacimiento de las cenizas, pero algo parecido. A eso se debe la alharaca que intenta borrar el rumor de que “la plaza está entregada” “¿Así nomás? Claro que no”, me dice un priista de cepa.

Luego del destape de tres de sus mejores piezas como precandidatos -Francisco Ángel Villarreal, El Yoyo Díaz Escárraga y Germán Espinoza-, ayer se apuntó para dar realce a las lides femeniles la diputada federal Mariana Nassar Piñeyro. También se asomó Eufrosina Cruz Mendoza, pero un tanto vacilante. Su talante lo podemos atribuir a su vergonzante pasado panista y a la lúgubre situación de este partido en Oaxaca.

Difícil situación política de esta dama que hoy es diputada por el PRI después de su favorecida militancia en el PAN gracias al mecenazgo de los Calderón, Margarita y Felipe. En la hipotética posibilidad de que resultara abanderada del partido tricolor, su camino sería muy cuestionado. La considerarían más que oportunista pidiendo votos para el PRI después que el PAN le dio fama y fortuna y más cuando este último partido casi muere por la actitud corrupta y oportunista de sus dirigentes nacionales y locales.

EL GRAN AUSENTE

El gran ausente en la lista de los competidores de peso completo del PRI es Eviel Pérez Magaña quien hoy podría ser un verdadero gallo con espolones para el partido que, irónicamente, hoy dirige en Oaxaca, pero su pasado pesa. Si Ulises Ruiz -su benefactor principal- no tuviera (otra vez el maldito pretérito) el referente de “carnicero de Chalcatongo”, Eviel con sus 613 mil votos que se adjudicó en el 2010, en este momento sería considerado adversario ideal para romper con la pretensiosa actitud de “Morena el partido imbatible”.

Tanta jactancia del partido Morena, igual que en los tiempos aquellos del partidazo tricolor, no existiría si sobre Eviel no fastidiara la sombra de Ulises. Les digo porqué.

En el último proceso electoral, el partido Morena ganó en Oaxaca las 10 diputaciones federales y 19 distritos locales. Tiene mayoría simple en el Congreso de la Unión, pero no avasalló, logró poco más de 700 mil votos. Si consideramos que Eviel como candidato a gobernador y solo con la alianza del PVEM obtuvo 613 mil sufragios, hoy sería un adversario muy competitivo ante el que ponga el partido “invencible” y hasta con altas posibilidades de triunfo. Y más en el caso de que el Morena se resquebrajara a la hora de la designación del candidato.

Recordemos que el partido tricolor con Eviel tuvo la mejor votación, aunque en el 2010 le ganó -para desgracia de Oaxaca- Gabino Cue con 733 mil votos que sumaron el PRD, PAN, PT y Convergencia en aquella Coalición de triste memoria que llamaron «Unidos por la Paz y el progreso» y que resultó el gran fraude. Nunca habían saqueado de tal manera el patrimonio de los oaxaqueños.

Digo que el actual dirigente priista en el estado sería un candidato formidable, pero -oh paradoja- el nombre de Ulises que antes lo catapultaba hoy lo ancla, Claro, no hay que dejar de ver que el PRI va de mal en peor. En 2018  obtuvo 358 mil votos y el 6 de junio pasado logró apenas 332 mil votos cuando su promedio histórico habían sido 400 mil sufragios. El mismo Alejandro Murat ganó la gubernatura con 497 mil votos.

EL SALTO DEL CHAPULÍN

Irremediablemente, todos los partidos están hundidos en el descrédito. Les decía que es muy difícil la situación política de la diputada híbrida (auténtico PRIAN) Eufrosina Cruz. Abandona el partido azul cuando debería luchar por rescatarlo de la situación fúnebre. El PAN en Oaxaca está secuestrado y funciona como un negocio muy sospechoso.

Está en manos de una estirpe caciquil. Los hermanos Natividad, Carlos y Leonardo Díaz Jiménez, sobre todo la dama que lo usufructúa desde hace unos quince años como negocio particular A sido presidenta estatal, diputada federal y local y hoy repite. El colmo se dio cuando se auto asignaron las curules plurinominales ella y su hermano y dejan encargado del “changarro” (comité directivo estatal) a su adepto Juan Iván Mendoza. A eso han reducido el PAN lo que no parece importar a los directivos nacionales que, metidos en su propio lodazal, no pueden voltear a Oaxaca.

El PAN esta reducido a una tripleta: Natividad con sus hermanos Leonardo y Carlos. Éste será presidente municipal a partir de enero próximo.

Compartir
Artículo anteriorCae por secuestro alcalde electo de Morena en Lerdo de Tejada, Veracruz
Artículo siguienteEL SALTO DEL CHAPULÍN
Autor de Escaparate Político desde 1977 consolidada como una de las columnas de mayor permanencia. Dos veces Premio Estatal de Periodismo; Premio México de Periodismo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de México. Socio fundador de la Asociación de Periodistas de Oaxaca. Corresponsal (Oaxaca) de la gran cooperativa de Excélsior hasta su privatización.