Periodismo Trascendente: Candil de Venezuela y oscuridad de México.

0
71

Raymundo Ibáñez del Castillo.

Mientras que más de 11.7 millones de mexicanos, han emigrado a los Estados Unidos, en busca de mejores oportunidades de vida, la mayoría de ellos como indocumentados y se han convertido en los principales generadores de remesas, al enviar a sus familias en México, tan solo el año pasado, en 2023, por citar un ejemplo, 63.313 millones de dólares, el gobierno federal, se da el lujo de subsidiar o pagarle a cada uno de los venezolanos iegales de regreso a su país, 110 dólares mensuales y durante 6 meses.

Y así, el que debería de velar por los intereses de más de 131.1 millones de mexicanos que conformamos esta gran nación, se convierte en candil de Venezuela y oscuridad de México, porque prefiere hacer más por extranjeros que huyen de la violencia y la persecución de países bajo la dictadura del comunismo, disfrazado de «socialismo del siglo XXI «como Venezuela, o mejor dicho, con autoritarios afines a él, como Nicolás Maduro.

Es indignante y preocupante, que mientras la mayoría de los millones de mexicanos, enfrentan fuertes problemas económicos, sociales y políticos, derivados de la falta de agua, alimentación, atención médica, medicamentos, seguridad, empleo y de educación, entre otros muchos más, el gobierno federal, prefiere firmar un convenio con Maduro, el émulo de Chávez y regalar el dinero que es de los mexicanos, como si fuera suyo.

Con todo y que no debería de hacerlo, el desgobierno de México, ha firmado un convenio con su homólogo de Venezuela, pretextando que los indocumentados de ese país de América del Sur, que se han internado al país ilegalmente, sin los documentos migratorios necesarios, suman cientos de miles y no pueden con esas cantidades, el émulo de Maduro en México, ha dado órdenes contundentes a sus lacayos.

Desde Palacio Nacional,
ha ordenado a la Canciller, Alicia Bárcena, para que cada migrante que regrese a Venezuela, tenga un apoyo como el que se les da aquí a los mexicanos, a través de programas sociales, o mejor dicho, electoreros como «Jóvenes Construyendo el Futuro» y «Sembrando Vida», que por cierto, a los beneficiarios mexicanos se les discrimina, ningunean, condiciona y los obligan a comprometer su voto con la «mafia en el poder».

Se calcula que por cada 100 mil venezolanos indocumentados que han huido a México de la violencia, el terror y la persecución de la dictadura Chavista- Madurista, impuesta en Venezuela, primero por Hugo Chávez y luego por Nicolás Maduro, nos costará a los mexicanos del pago de impuestos, aproximadamente 11 millones de dólares que convertidos en pesos mexicanos, serían unos 200 millones de pesos.

El dinero que se está regalando y tirando, no es ni del gobierno federal, menos del que dispone de este como si fuera suyo o como si México, fuera una institución o casa de beneficencia pública, cuando no se atienden y menos se superan las múltiples carencias de los mexicanos.

Y qué incoherente, porque mientras que los más de 11.7 millones de mexicanos que se han ido a los Estados Unidos, no solamente arriesgan su vida para cruzar la frontera norte en forma ilegal, sino que tienen que pagar a los «polleros,» o traficantes de indocumentados, que como los criminales de las bandas del narcotráfico, operan impunemente en México y en Estados Unidos.

Aparte del convenio mal llamado «Vuelta a la Patria», se ofrecen más que a los venezolanos, a la dictadura Chavista-Madurista, oportunidades de empleo y hay hasta confabulaciones entre el desgobierno federal y la iniciativa privada, tanto de México como de Venezuela, para emplear a 10, mil venezolanos «que se van quedando en México».