PRUEBA DE FUEGO

0
144

Por Felipe Sánchez

-Escaparate Político

Entrada la noche del pasado miércoles surgió una información que metía en horas de angustia al gobernador Alejandro Murat Hinojosa y al responsable de la política interna Francisco García “Paco Pronas”. Vecinos de Hacienda Blanca y otras poblaciones del Valle de Etla, habían decidido desalojar el bloqueo de la supercarretera, una decisión con asomos de violencia, pero nadie soportaba más estar secuestrados en su propio domicilio.

Aún no se diluía la tensión que ambos funcionarios padecieron en Santiago Textitlán, en la Sierra sur, cuando en este Oaxaca bronco anunciaban otra riesgosa confrontación. En ambos casos se impuso la cordura y la negociación política. Al final, la razón, puesta en las mesas de negociación, surgió triunfante. En los momentos más álgidos del desalojo de la supercarretera, la civilidad se mantuvo. Las crónicas de los compañeros reporteros reseñan que solo hubo algunos disparos de arma de fuego y lanzamiento de cohetones. Hasta los Triquis del MULTI contuvieron su habitual belicosidad después que intercambiaron algunos balazos. De la misma manera respondieron los vecinos del Valle de Etla.

Al asomarse la violencia en el desalojo, los conciliadores de la Secretaría General de gobierno aguzaron su pericia y salieron avante. Allí se vieron dos elementos esenciales para los que se jacten ser diestros en alta política. Por un lado, la buena suerte porque el escaramuza no pasó a mayores.  Por el otro, ocurrió algo que decía sabiamente el político Jesús Reyes Heroles: la Secretaría de Gobernación cuyo equivalente en Oaxaca es la Secretaria general de gobierno, “debe ser una dependencia que no esté en los medios de comunicación ni en las polémicas, sino en todas las soluciones y acuerdos políticos”. Es decir, que se sintiera, pero no se viera.

Las negociaciones para destrabar el bloqueo de la supercarretera llevaron mucho tiempo. Muchas horas de dialogo rebotaban en la necedad de los dirigentes Triquis del MULTI. Insistían en la libertad de varios de sus milicianos acusados por asesinatos. “No hay espacio para negociar  ilegalidades. Eso lo tienen que determinar la Fiscalía y el Poder Judicial que son organismos autónomos”, informó Paco Pronas después de las tres de la mañana en que culminaron las pláticas con los Triquis. La negociación se hizo sobre cuestiones políticas como el retorno de los desplazados de Tierra Blanca que iniciará el próximo día 25, a decir del responsable de la política interna.

Negarse a permutar la aplicación de la ley resulta muy significativo porque dejar que salgan de la cárcel una caterva de matones simplemente por la presión de un bloqueo carretero, exhibiría al de Oaxaca como un gobierno medroso, sometido.

FRATRICIDIO

Encauzar el conflicto que terminó al ser desbloqueada la supercarretera no fue una faena cómoda. Primero, las peticiones absurdas de dirigentes del MULTI, segundo, el enfado de las víctimas del bloqueo que entraba a su cuarto día en medio de un caos tremendo y amenazas de violencia. Había también desesperación de la gente por ser rehén en su propia casa y notorio cansancio de los Triquis acarreados para una más de las peligrosas aventuras.

DESVIRTUADO

La lección que deja la “lucha social” de los Triquis y distintos grupos “sociales” es que sus métodos de presión, como el bloqueo de calles y carreteras, sufren tal desgaste que se están desvirtuando. La sociedad ya dio una demostración de que están hasta la madre, que no soportan más que victimicen al pueblo para que ganen los “luchadores sociales”. Mucho ojo con la justicia por propia mano.

Otro resultado de las horas de tensión por el bloqueo es que permite ver una etnia Triqui resquebrajada y enfrentada por sus “líderes”. Al final del desalojo los del MULTI descubrieron la terrible confrontación entre los de su raza. Reagrupados en el edificio de la Defensoría de Derechos Humanos, lanzaron una temeraria acusación.

Que los que encabezaron el desalojo con armas de fuego fueron activistas del MULT que maneja el profesor Rogelio Pensamiento Mesinas. Este señalamiento confirma la predisposición histórica de los Triquis para el fratricidio.

Los del MULTI que manipulan Rufino Merino Zaragoza y el profesor Macario García Merino, recalcaron en conferencia de Prensa que los del MULT son homicidas de su propia etnia.

El botín que disputan es el control de las organizaciones. Rufino anhela el poder y el dinero que pierde desde que lo reemplazó Rogelio Pensamiento como líder del MULT; ahora mete las manos en el MULTI con el también profesor Macario García. Disputan con ferocidad la clientela política. No toleran que unos y otros se arrebaten feligreses. El que cambia de bando es desplazado. Ambos profesores alcanzan presencia relevante en el cartel22 al venderse como controladores de multitudes Triquis.