SOLA DE VEGA, ALERTA

0
200

Cuando en octubre del 2019 vino a Oaxaca el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Santiago Niego Castillo y reveló investigaciones contra altos funcionarios y legisladores corruptos de Oaxaca, creímos que eso iba a contener el robo descarado de presidentes municipales. Nada ocurrió, al contrario, roban con mayor fruición, pero el pueblo está cansado. Lo que ocurrió la semana pasada con el edil de Sola de Vega necesariamente debe prender focos rojos.
Los pobladores hartos de tantos latrocinios y despotismo del presidente municipal, el panista Esaú Núñez Calvo, bloquearon la carretera a la Costa y exigieron su renuncia. Para evadir el bloque mafioso que desde el Congreso federal y estatal vende protección a los presidentes municipales corruptos, recurrieron a lo extremo: Lo aprehendieron, le propinaron fajazos de machete y a punto estuvieron de ahorcarlo en la plaza pública. En medio de gritos: “el pueblo te puso, el pueblo te quita”, le colocaron el lazo al cuello y cuando iban a colgarlo, aceptó renunciar. Solo de esta manera un pueblo decidido pudo cesar a un alcalde corrupto.
Centenares de denuncias ante el Congreso, la Contraloría, la Fiscalía Anticorrupción y todos esos aparatos burocráticos creados supuestamente para combatir el robo de las arcas municipales, de nada sirvieron. El aparato mafioso que protege a estos ediles, en su inmensa mayoría, es harto conocido, pero nadie lo podía romper. Solo el pueblo cuando “se cansa de tanta tranza”.
Así como no había poder que llamara a cuentas al edil de Sola de Vega, con los demás alcaldes abusivos pasa lo mismo. Les cuento cómo funciona la estructura mafiosa a partir de la experiencia de regidores y vecinos de muchos municipios que interpusieron muchas quejas sin éxito. Finalmente, doblegados por la organización mafiosa que patrocina a esos presidentes municipales ladrones, terminan por doblegarse ante la corrupción.
PROTEGIDOS POR DIPUTADOS
Uno de mis informantes dice que en casi todos los municipios el robo del presupuesto es descarado. Saben que no hay consecuencias por la impunidad que les garantiza la complicidad. La protección empieza en el Congreso federal y estatal. Pone ejemplos:
En la cámara federal los diputados Benjamín Robles Montoya, Margarita García, Daniel Gutiérrez y toda la bancada de Oaxaca, se encargan de detener cualquier intento de investigación sobre el manejo del presupuesto de municipios que ellos protegen. En la cámara local, la mayoría de los diputados lopezobradoristas (los que pregonan no robar, no mentir, no traicionar) tienen la consigna de “cuidar” a ciertos presidentes municipales morenistas, de todos los partidos entre ellos el de Huajuapan, Pochutla, Juchitán, Salina Cruz, Tehuantepec, Huatulco, San Blas Atempa, entre otros. Los legisladores locales que tejen la coraza para que ninguna auditoría o investigación alcance al edil que les paga protección, son: Delfina Elizabeth Guzmán desde la presidencia de la Comisión de Auditoría, Fredy Delfín Avendaño que preside la Comisión de Transparencia en coordinación con los diputados de cada distrito como Noé Doroteo Castillejos del PT. Cesar Morales Niño también del
Partido del Trabajo, entre otros. Este último está al alba para alertar sobre cualquier intento de revisión de cuentas en los municipios protegidos.
Así frenaron ese instrumento camaral que llaman Órgano superior de fiscalización (OSFE) que dirige el chiapaneco Guillermo Mengchúm Velásquez. Cuentan que a principios del año pasado había una lista de municipios para ser auditados, de acuerdo a un sorteo. De inmediato los diputados cómplices movilizaron ese aparato de protección desde la Cámara y las comisiones de transparencia y de auditoría, ordenaron al tal Menghúm: “no muevas nada, el presidente municipal es nuestro amigo”. Esta maquinación no podría caminar sin el visto bueno del presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) en turno. Primero fue la diputada Laura Estrada, luego Horacio Sosa y ahora la “maistra” Delfina Guzmán.
Uno de mis informantes se pregunta ¿sabe cuánto cuesta mover esa confabulación?
Cada diputado vende protección a determinados presidentes municipales en sus distritos además de que se adjudica el derecho a acaparar obras para ciertas constructoras o tiene sus propias empresas. El que mayormente se beneficia con este tráfico de poder es el senador Salomón Jara Cruz que es, además, el que mantiene férreo control sobre la mayoría morenista en la 64 legislatura. Es indiscutible jefe de los tres presidentes de la JUCOPO porque él los puso. A eso se deben sus ligas tan cuestionadas con presidentes municipales de la zona del Istmo
Con esta eficiencia opera esta especie de mafia. Esto explica que haya tantos presidentes municipales con señalamientos de peculado y la ley ni siquiera intenta llamarlos a cuentas.