0
826

¡PROCURADORA!
Por: Javier HERNANDEZ CORDOVA
La verdad, en lo personal pensé que el nuevo Procurador General de Justicia sería Wilfrido Almaraz Santibáñez, no solo por su prestigio y capacidad, sino por la enorme experiencia acumulada desde hace mas de tres décadas, siempre al lado de señorones de la política y la administración pública.
Pero bien, la nominación recayó en María de la Luz Candelaria Chiñas, un apellido que, de entrada, no inspira ninguna confianza, sobre todo por sus implicaciones en la región del Istmo, donde la delincuencia organizada ha sentado sus reales gracias a negociaciones “ en lo oscurito” entre delincuentes y los encargados de la persecución de la delincuencia.
Pero en fin, ya hasta le tomaron la protesta y a estas horas ya ha de estar despachando en el caserón de la ex hacienda de San Antonio de la Cal.
Ojalá y me equivoque, y Candelaria Chiñas, la mujer que tuvo el cargo de fiscal especial para investigar aquel “autoatentado” del ex gobernador José Nelson Murat Casab tenga el pulso firme y el carácter para enderezar entuertos que dejaron fuertemente cimentados sus antecesores en esa dependencia.
Ojalá y me equivoque, porque en la Procuraduría General de Justicia todavía se recuerda a aquella ex procuradora, de figura graciosa y rostro bonito, Lizbeth Caña Cadeza, que sin cumplir con los requisitos de ley llegó al cargo, no tanto para cumplir un objetivo, sino para ver qué podía hacer…finalmente no hizo nada.
De Lizbeth Caña todavía se recuerda entre los elementos de la Policía Ministerial, los comentarios y bromas que se hacían a sus costillas, los piropos que le lanzaban, los comentarios obscenos. Y la total falta de respeto hacia su investidura ¡La Procuraduría general de Justicia era una verdadera pachanga!… Bueno, sigue siendo una verdadera pachanga, un negocio de particulares en el que todo mundo tiene su parcela de poder y el titular se convierte en simple adorno o figura decorativa.
Sin duda alguna que la Procuración de Justicia es y seguirá siendo tal vez ya de manera definitiva el talón de Aquiles de la actual administración estatal, sobre todo por la ubicación estratégica y de poder que se le ha dado a personajes estrechamente ligados de manera consanguínea con el Ejecutivo.
De ahí que dudo que María de la Luz Candelaria Chiñas, con todo y las buenas intenciones que pudiera tener, o que sus propuestas ante el Congreso del Estado hayan sido convincentes, pueda llevar algo a la práctica. Simplemente, también estoy seguro tratará de “nadar de a muertito” tratando de no agitar ni mover nada para que la nauseabunda fetidez del esa cloaca no vaya a apestar tanto y hiera más el olfato de la sociedad.
Por cierto, siempre me he preguntado: ¿Por qué a uno de los grupos del poder en Oaxaca nunca les han interesado otras posiciones de mayor envergadura y siempre pelean hasta con los dientes la Procuraduría General de Justicia del Estado? Es simple duda.

Compartir
Artículo anterior
Artículo siguienteFACULTAD PLENA

Dejar respuesta