A M N E S I A

0
812

Vaya escándalo el que han armando, porque el dirigente estatal del PRI, Jorge Franco Vargas, presentó su examen profesional para obtener el titulo de abogado en la Facultad de Derecho de la UABJO. Y todo por que fue a la seis de la mañana, pero además violando el reglamento de exámenes profesionales de la propia universidad.
Me pregunto ¿Quién o cuántas veces no se ha hecho esto en la ya de por si devaluada “Máxima Casa de Estudios de Oaxaca”? Solo hay que recordar el caso de la ex procuradora general de justicia, Lizbeth Caña Cadeza a la que se le otorgó el cargo pasando por alto que no estaba titulada, y se le pidió “chance” al Congreso del Estado para que presentara más tarde su título profesional…. Después presentó su examen, seguramente en las mismas condiciones como lo presentó Jorge Franco Vargas y como posiblemente ya lo presentó o lo presentará más adelante Elías Cortés, secretario General del PRI.
Señores, en Oaxaca todo se puede y todo se vale, y no tenemos por qué asustarnos que alguien sin siquiera haber pasado por las aulas universitarias, resulte de la noche a la mañana “Licenciado” “Ingeniero” o hasta “Doctor”.
Cuántos cargamaletas, choferes, o simplemente “guachomas” que se le pegaron a algún político o funcionario, se convierten de pronto en funcionarios “de nivel” y a partir de ese momento sus empleados o subalternos les empiezan a imponer el mote de “Lic.” O “licenciado” y éste se les queda de por vida como un apodo, que con el tiempo se convierte en un “titulo profesional”.
Es común escuchar el dicho aquel “suerte te dé Dios, que el saber poco te importa”, y esto es muy común en la política y en la función pública, ya que, cualquier “ político” o “ funcionario” muchas veces sin siquiera haber terminado la educación secundaria puede llegar a ser diputado, senador o hasta gobernador de una entidad ( ya tuvimos recientemente un presidente de la República)…Total, para eso se puede rodear de asesores (es el argumento que más se estila en este nuestro México).
Luego entonces ¿Por qué admirarse que Jorge Franco Vargas haya obtenido un titulo de la manera como lo hizo, pasándose por el arco del triunfo leyes y reglamentos? Es mas, ¿Quién va a interponer una controversia constitucional en contra de algún documento que haya emitido siendo secretario General de Gobierno ostentando un título que no tenía?
Cabe recordar que hace algunas décadas, ya tuvimos un Secretario General de Gobierno y más tarde Gobernador Interino que con mucha antelación se firmaba como contador, Y en aquel entonces desde el periódico El Extra, la periodista María de los Ángeles Fernández Mondragón realizó una campaña señalando con índice de fuego que este personaje de nombre Jesús Martínez Álvarez, no tenía por qué firmarse como contador, porque no estaba titulado…. En ese tiempo, e igual como lo hizo recientemente Jorge Franco Vargas, también en la UABJO se realizó un examen profesional “en lo oscurito”.
Eso de los títulos profesionales, pues, se ha convertido para la UABJO o para otras instituciones educativas en un mero negocio, o componendas de tipo político, de ahí que los títulos y los profesionistas estén hoy en día tan devaluados.
El asunto es que a Franco Vargas con su titulación “se le está volteando el chirrión por el palito”.

Compartir
Artículo anteriorPERIODISMO
Artículo siguiente«LICENCIADO»

Dejar respuesta