AL MENOS…

0
480

LOS INTEGRANTES de la “Nomeklatura 22” se frotan las manos.

CON LAS talegas repletas, producto de las negociaciones con el gobierno y la cercanía del fin del año escolar, la consigna que dieron en la pasada asamblea estatal con apenas la mitad de los delegados, es que el negocio de este año se acabó, que todos los maestros ya se pueden ir a sus casas a disfrutar de sus “merecidas” vacaciones.

PARA darle atole con el dedo a los tontos útiles que los siguen, decidieron mandarlos a la ciudad de México, donde continuarán con lo que tanto les gusta: el desmadre. Solo que allí tendrán que irse con tiento porque el gobierno perredista de MARCELO EBRARD los mantendrá a raya. No les permite nada de los desmanes que acostumbran en Oaxaca. El gobierno del DF sí está conciente de que LA TOLERANCIA ES UN CRIMEN CUANDO LO QUE SE TOLERA ES LA MALDAD.

CON la orden de trasladarse mañana al DF para realizar marchas los días 25 y 26, los de la “Nomenklatura 22” logran un distractor. Al menos así los “duros” de la APPO ya no hablaron de boicotear las fiestas de la Guelaguetza y seguir hundiendo la economía de Oaxaca.

PERO no crean que todo les salió a pedir de boca. Sus porros y golpeadores, El Alebrije, Hugo Jarquín, los dueños del FALP y del CIPO, que hoy se disputan salvajemente los puestos en el Zocalo -tierra sin ley-, se han rebelado.

NO QUIEREN dejar el jugoso negocio de la venta de puestos que les deja un promedio de 50 mil pesos diarios a cada “líder”. A eso se debe que se nieguen a abandonar el zócalo. Quieren mantener ese lucro hasta el último momento, cuando el magisterio se haya ido de vacaciones, cuando ya no haya maestros que los protejan, o como dicen ellos, que “coberturen” sus desmanes.

ESTO FUE lo que originó el enfrentamiento tan violento entre los grupos porriles de la APPO la semana pasada.

CUANDO la gente de “8 Regiones” llegó a instalar una carpa, el propio Alebrije los paró. Discutían sobre el espacio cuando el Aladin lo tundió a tubazos. Los porros de “El Alebrije” reaccionaron y aplicaron la ley del “ojo por ojo…diente por diente”. Juicio sumario, pues.

ANTE tanto caos en el Zócalo y la ausencia de gobierno, la ciudadanía se pregunta: “¿Qué relación hay entre emancipación social y la ocupación del Centro Histórico?”

AUNQUE la posesión del Zócalo es responsabilidad de la “Nomenklatura 22” , no les interesa haber perdido el control. Como auténticos mafiosos, tienen que protegerse mutuamente. Ni pensar que los dueños de la 22 se atrevan a deslindarse de sus “frankestein”. Imagínese toda la información que podrían desgranar, la “sopa” que soltarían, pues.

OTRO asunto que preocupa a los dueños de la 22, es la no liberación del presunto homicida del camarógrafo gringo Brad Wil. No lo lograron con todo y que ordenaron a la APPO presionar con una manifestación frente al Tribunal Superior de Justicia, cuando sus cabecillas intentaron forzar al presidente HECTOR ANUAR MAFUD para que soltara al presunto homicida, Juan Manuel Martínez MORENO, protegido de los ARELLANES MEIXUEIRO, miembros de la cúpula magisterial.

AUNQUE las negociaciones resultaron muy redituables, en lo político lograron poco. En este momento insisten en que los responsables del transporte y manipulación de los explosivos que estallaron el pasado día 14, no sean investigados, que el asunto se archive.

Y TAL como lo dije aquí. Además de evadir toda responsabilidad penal por la explosión del cargamento de cohetes, la “Nomenklatura 22” también se quiere lavar las manos respecto a la responsabilidad civil. De pronto olvidaron sus discursos sobre derechos humanos y piden que cada uno de los 70 mil agremiados de la sección 22, pague 10 pesos para indemnizar a los familiares del empleado que manejaba la camioneta cargada de explosivos. Si al menos en esta ocasión se muestran honrados, deberán entregar a los deudos la aportación de 700 mil pesos. Esta cuota “voluntaria a fuerza” de cada trabajador de la educación, es aparte de los 25 pesos que tienen que aportar para la llamada “Guelaguetza popular”. Estas disposiciones son ineludibles porque están anotados en los acuerdos de la Asamblea estatal. Y como el colmo de su autoritarismo –temiendo el desaire que ya les manifiesta la sociedad y también muchos profesores de la misma sección 22– otro punto de la asamblea “permanente” dicta como obligatoria (con tal de que haya gente) la asistencia de los sindicalizados a la calenda por la libertad y justicia, misma que ya programaron para la tarde del próximo 16 de julio.

Es un gran negocio, sin duda, manipular al Magisterio porque, deben saber, que además el gobierno les da otra cantidad millonaria para los mismos menesteres.

HAY, además, otros acuerdos de asamblea que confirman la grotesca manipulación. El dueño del CIPO, RAÚL GATICA, en su anhelo de volver por sus fueros, ya ordenó que la asamblea acordara su defensa como “exiliado político”. Insistir en las medidas de presión “hasta obtener la libertad” de Juan Manuel Martínez, presunto homicida del camarógrafo gringo. De las 31 consignas, ninguna menciona alguna palabra sobre EDUCACIÓN.

CON DECIRLES que hacen hasta un pronunciamiento contra HUGO JARQUÍN, el perredista cabecilla de los ambulantes de la APPO.

Vemos entonces, que el Frankenstein de la sección 22 que en un momento fue alimentado y luego usado como brazo golpeador hoy se convierte en su principal enemigo. La patente de Corzo que ha dado la Sección 22 a sus porros como a HUGO JARQUÍN a “El alebrije” y seguidores, se les está revirtiendo a grado tal que en otro de sus acuerdos de asamblea anotan: “en contra de Hugo Jarquín líder de la organización 8 regiones por sus actitudes de “denostación” en contra de la APPO ”.

FURIA INCONTENIBLE

EN la marcha de hace 10 días, murió un trabajador del hotel del magisterio –por andar cargando 40 kilos de material explosivo en la camioneta a su cargo y que por su impericia en el manejo de fuegos pirotécnicos provocó una explosión– y los seguidores de David Venegas destruyeron a placer cristales, puertas, autos, fachadas. Qué decir del espectáculo en el zócalo por la golpiza a los porros Faustino Jiménez y Marcos Esteva Cruz. Si los mentores en busca de grupos de choque echaron mano del salvaje alebrije y sus porros para que entrenaran a los “educadores” en tácticas de ataque, ahora se tendrán que aguantar. El Frankenstein comienza a preocuparles. Si al calor del desmadre los porros ya provocaron una muerte, propinaron una monumental golpiza –y eso que la fiesta apenas comienza– ¿Qué sigue?

Compartir
Artículo anteriorCANDIL DE LA CALLE
Artículo siguienteLAS PIFIAS DE GENARO
Autor de Escaparate Político desde 1977 consolidada como una de las columnas de mayor permanencia. Dos veces Premio Estatal de Periodismo; Premio México de Periodismo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de México. Socio fundador de la Asociación de Periodistas de Oaxaca. Corresponsal (Oaxaca) de la gran cooperativa de Excélsior hasta su privatización.

Dejar respuesta