DESPROCURADOR

0
499

CON EL show que vimos el miércoles pasado en el Congreso del estado, cabe la pregunta; al DESprocurador EVENCIO NICOLAS Martínez ¿Quién le robó el cerebro?

LOS QUE bien lo conocen me dicen que cuando le enviaron como “regalito” la cabeza humana cerca de su domicilio con un mensaje de sus supuestos efebos, presentó su renuncia pero el gobernador no la aceptó. Lo mismo ha hecho en otras ocasiones. Así que los diputados dijeron que no solo le robaron el cerebro, también ha perdido el valor y la honestidad, atributos primordiales que identificaron a la mayoría de los que han ocupado ese puesto ahora tan devaluado.

Es tal la frivolidad de don EVENCIO que también ha perdido la confianza del influyente funcionario que lo recomendó para tal cargo. La deslealtad también es su debilidad.

PARA este funcionario y su cinismo al grado de paroxismo, lo único importante es la fascinación por el poder. La corrupción galopante en las oficinas del Ministerio Público, el rezago sin precedentes de averiguaciones previas, las complicidades con las empresas del transporte urbano y la impunidad que ha sentado sus reales en Oaxaca, es lo que menos le interesa, por el contrario fomenta estos desvíos. Este ha sido su sello en los casi tres años al frente de la Procuraduría de Justicia que, a decir de las organizaciones de abogados y de la sociedad, ha tenido al titular más cuestionado en la historia de Oaxaca.

SUBYUGADO por el poder, don EVENCIO no entiende que la crítica y no la alabanza es lo que aleja del error a los altos funcionarios públicos. Lo exhibió su reacción ante los cuestionamientos del diputado perredista WILFRIDO LÓPEZ que, aunque aprovechó el evento para litigar sus asuntos personales, logró su objetivo: Que don Evencio mostrara otra de sus debilidades, la intolerancia.

SIN ARGUMENTOS válidos para justificar el desastre que identifica su gestión, Evencio Nicolás dice que “es causa del bajo presupuesto”, pero nada lo exime de responsabilidades. La nulidad y corrupción del Ministerio Público fueron evidenciados por diputados y abogados postulantes. Hay crímenes abominables sin resolver, rezago en materia de órdenes aprehensión, deficiencia en la integración de averiguaciones previas y una impunidad absoluta, que hacen de Oaxaca el paraíso del crimen. Por ética profesional y política, el funcionario debiera renunciar al cargo, le dijeron los diputados pero allí sigue como un colosal monumento a la ineptitud.

SUS YERROS pasarán a la historia con las marcas de sangre e impunidad de los asesinatos sin investigar de aquellos tres compañeros voceadores de EL IMPARCIAL, de las decenas de indígenas triquis abatidos por las balas de los ansiosos de poder, y de tantos crímenes más sin castigo cuyas víctimas reclamando justicia estarán presentes siempre en el historial político de este DESprocurador.

PARADOJAS

AUNQUE hoy nadie discute que el gobernador de Oaxaca ULISES RUIZ esté considerado entre los políticos más influyentes en el país; en su tierra -paradójicamente- algunos de sus colaboradores más cercanos empiezan a darle la espalda.

MOVIDOS por la ambición de asirse de la mano del que ya creen el elegido, andan desatados ignorando los llamados a la disciplina partidista e ignorando los tiempos del PRI.

ALGO los identifica, son de aquella burbuja que perdió presión en el año 2006. Son los que infló MURAT y que heredó URO que en sus momentos de ligereza los encumbró. Los hizo diputados y les dio tal poder de buenas a primeras que muchos perdieron el piso o, de plano, andaban -y aún andan algunos- como aquel loco que se siente Napoleón, cuando la sociedad bien los conoce. No dejan de ser políticos fútiles, formados en los bajos fondos de la política pero hoy tienen mansiones y bastas riquezas. Pero allí continúan, abusando del poder al que llegaron por sus recursos de escándalo, no por sus ideas o convicciones.

DESMENTIDOS

LA RESONANCIA no cesa en los mentideros políticos. Ahora mencionan a dos precandidatos que juran que aún “no hay nada para nadie”.

EN LA columna política de Paco Garfias, dice que le contaron que hubo dos que reaccionaron fuerte: Jorge Franco y José Antonio Estefan Garfias, secretario de Administración. El primero fue avisado de la decisión directamente por el gobernador. Se fue unos días del país para digerir la noticia. Ya confirmamos que no asistió a las sesiones de la Cámara baja. El segundo lo supo por un mensajero, y puso su renuncia sobre la mesa. No se la aceptaron.

AL DÍA SIGUIENTE esta versión fue desmentida, dice el mismo columnista de Excelsior, aunque no del todo.

Menciona así mismo que a Eviel ya le construyen la imagen de candidato. El ungido tiene instrucciones de entrar en contacto con los grupos de poder real que hay en el Estado. A eso se va a dedicar en las próximas semanas.

PERO los nostálgicos del poder también andan inquietos. En el mismo espacio de Garfias, dice que José Murat, ex gobernador de Oaxaca, impugnó ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación la convocatoria del Consejo Político del PRI en Oaxaca que establece que la Convención de Delegados (léase dedazo) como método para elegir al candidato a gobernador de la entidad. Simultáneamente, le envió una carta a Beatriz Paredes con la misma queja. ¿Se le habrá olvidado que el también alzó el índice para ungir a quien después se le volteó?

Compartir
Artículo anteriorCONFIADOS
Artículo siguientePATALEOS
Autor de Escaparate Político desde 1977 consolidada como una de las columnas de mayor permanencia. Dos veces Premio Estatal de Periodismo; Premio México de Periodismo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de México. Socio fundador de la Asociación de Periodistas de Oaxaca. Corresponsal (Oaxaca) de la gran cooperativa de Excélsior hasta su privatización.

Dejar respuesta