Detrás de la noticia: Del Gobierno de Coalición al Semiparlamentarismo, reto de Xóchitl

0
189

Alfredo Martínez de Aguilar

* Ni siquiera las balas que podrían matarle en un crimen de Estado, como a los candidatos presidenciales Luis Donaldo Colosio en México y en Ecuador a Fernando Villavicencio, pueden evitar el triunfo de Xóchitl Gálvez como candidata presidencial del Frente Amplio por México (FAM).

* Además de impulsar, por primera vez en la historia de México, un Gobierno de Coalición con el PAN, PRI, PRD, el mayor reto de Xóchitl Gálvez para hacer realidad el Sueño Mexicano es concretar la anhelada Reforma de Estado para lograr instaurar un régimen semiparlamentario.

La Marea Rosa de las organizaciones de la sociedad civil que, otra vez, ganaron las plazas públicas, confirma el triunfo de Xóchitl Gálvez como inminente candidata presidencial del Frente Amplio por México (FAM).

Ni siquiera pueden evitarlo las balas que podrían matarle en un crimen de Estado, como a Luis Donaldo Colosio en México y en Ecuador a Fernando Villavicencio. ¡Dios guarde la hora, bendiga, cuide y proteja!

Decretamos en el Universo que no ocurrirá la ejecución de Xóchitl Gálvez ni de la delfina presidencial Claudia Sheinbaum, salvo que esta sea víctima de un autoatentado para mantener la política de victimarse.

En un ejercicio de creación de escenarios políticos futuros, el peligro de este grave riesgo no es nada descartable; de ahí la trascendencia vital de contar bajo la manga con una carismática candidata sustituta opositora.

Base esencial de este ejercicio de creación de escenarios políticos futuros son las premisas públicas de que el triunfo de Xóchitl no será aceptado ni siquiera porque sea masivo y obligadamente, se judicializará.

A querer o no, guste o no, el no reconocimiento del triunfo de Xóchitl Gálvez y su judicialización provocará una crisis constitucional con el no menos grave riesgo de enfrentamientos con saldo de muertos y heridos.

Veremos y viviremos en México la réplica del asalto al Capitolio por las hordas de Donald Trump, al no aceptar el resultado de las elecciones estadunidenses que dieron el triunfo al candidato demócrata Joe Biden.

No es una locura ni una estupidez adelantar el grave riesgo de este escenario de conflicto postelectoral, simple y sencillamente porque partimos de los datos duros de los hechos, al considerar AMLO siempre la derrota, fraude.

Los negros nubarrones del estallido social que se vislumbra en el horizonte obligarán necesariamente a la comunidad internacional a exigir respetar el Estado de derecho, la Constitución federal y la democracia.

El gobierno de Biden llevará a Estados Unidos a intervenir, inicialmente, de manera diplomática y, de ser necesario, militarmente, por razones de seguridad nacional y de la defensa de sus intereses económicos en México.

El mayor detonante hacia la victoria presidencial de la senadora Xóchitl Gálvez, el 2 de junio de 2024, será el fallido intento de desaforarla por presunta corrupción como empresaria y delegada en Miguel Hidalgo.

Si lo hace el presidente Andrés Manuel López Obrador, cometerá el peor error de cálculo político, con todo y ser un consumado y contumaz animal político formado en la sabiduría del pragmatismo del viejo PRI.

Xóchitl Gálvez, tiene la oportunidad de revolucionar a México más allá de construir el Frente Amplio por México, al ganar la selección interna de la alianza ciudadana, PAN, PRI, PRD, en Vamos por México y Unid@s.

Además de impulsar, por primera vez, un Gobierno de Coalición, el mayor reto para hacer realidad el Sueño Mexicano es concretar la anhelada Reforma de Estado para instaurar un régimen semiparlamentario.

La construcción de un régimen semiparlamentario vendrá a fortalecer y consolidar los pesos y contrapesos con la permanente y activa participación ciudadana que no ha conseguido del todo la división de poderes.

Los astros se alinean a favor de la indígena otomí, producto de la cultura del esfuerzo. Llegará a la Presidencia con el mayor bono democrático de la historia de México y mayoría en el Congreso de la Unión.

A ello contribuirá definitiva y definitoriamente la “primavera mexicana” de la Marea Rosa, que se debe evitar termine en un baño de sangre en la República, como ocurrió en el caso de la “primavera árabe”.

El desafío es lograr motivar a salir a votar el 2 de junio de 2024 a los familiares de los 800 mil muertos por el manejo de la pandemia del COVID-19, de los 164 mil muertos y de las 20 mil mujeres asesinadas.

De los 5 mil feminicidios, 5 mil niños muertos con cáncer por falta de medicamentos, miles de niños y mujeres con cáncer sin medicamentos y los 4 millones de nuevos pobres. Más de 5 millones hacen ganar una elección.

alfredo_daguilar@hotmail.com

director@revista-mujeres.com

@efektoaguila