EL SALTO DEL CHAPULÍN

0
53

El libro “La Familia Real” de la Universidad Autónoma Benito Juárez, sigue con el tema de la proliferación de los grupos porriles en esta institución.

Dice que los bajos salarios son decisión de los grupos caciquiles. Saben que así mantendrán sometidos a los maestros.

“Es la justificación para el tráfico de calificaciones, porque el maestro que gana 580 pesos a la quincena se corrompe extorsionando a los alumnos. Con el tiempo, los mismos porros son contratados como maestros. Entre menos formación académica tengan resultan más serviciales para los capos. Aunque consiguen títulos de médicos, arquitectos, etc, no tienen perfil para la pedagogía. Si su título lo obtuvieron por activistas y buenos golpeadores ¿qué pueden enseñar a sus alumnos”.

“Al no haber enseñanza entonces comienzan a cobrar los exámenes parciales, los semestrales, los anuales. Hasta entregan lista de precios para aprobar a los alumnos.

“En las facultades de Derecho y Comercio ocurre continuamente, pero en toda la universidad se han dado estos casos. Por ejemplo, para sacar la calificación de seis costaba 500 pesos, un siete serán 600 pesos, un ocho oscila entre 900, y el nueve cuesta mil pesos y el 10 estaba en 1500 pesos.

“A eso se debe que en la UABJO haya excelentes calificaciones, pero los estudiantes están carentes de conocimiento.

“El remedio sería una ley de jubilaciones y pensiones y después pasar al reconocimiento de la plantilla del personal docente y administrativo. En 1995 hubo un ligero cambio que logró el STAUO.    

“La ley de jubilaciones y pensiones es única en la UABJO porque la Universidad jubila y pensiona el IMSS es decir, se tiene doble, es la única universidad en este esquema. Debe hacerse una reforma, pero de cara a los trabajadores y no a escondidas, dando dinero al líder sindical.

“Terminar con el porrismo es un cambio que se busca, terminar con el cáncer de raíz como lo hizo Guadalajara, Sinaloa, Sonora, Chiapas, Puebla y Guerrero. Es lamentable que Oaxaca todavía está en el sótano”. Continuamos