LO QUE NO DIRÁ LA CORTE

0
593

LOS MEDIOS coinciden en que “sin grandes expectativas” y posiblemente con el mismo criterio aplicado en el caso Atenco, el pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) empezó a conocer ayer jueves el informe elaborado por la comisión de magistrados que investigó las violaciones graves a los derechos humanos cometidas en Oaxaca de mayo de 2006 a julio de 2007.

LOS expertos calculan que el documento será sólo descriptivo, sin juicios de valor sobre la existencia de violaciones graves a las garantías individuales. Algo similar al caso Atenco en el que la mayoría de ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación se pronunció a favor de declarar que ni el gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto, ni el actual procurador General de la República, Eduardo Medina Mora, fueron responsables de las violaciones graves a las garantías que se registraron en la comunidad de Atenco, durante los operativos del 3 y 4 de mayo de 2006.

HAY QUE recordar que de los 11 ministros que integran el máximo tribunal, únicamente el ministro Genaro Góngora Pimentel solicitó que al gobernador y al procurador se les declarara responsables de la violencia registrada en Atenco «por la omisión de vigilar» lo que hicieron las fuerzas públicas. Concluyeron que a dichos funcionarios no sólo no se les pueden atribuir las violaciones registradas, sino que, por el contrario, se les debe reconocer su actuación al haber autorizado el uso legítimo de la fuerza pública para desalojar la carretera bloqueada, liberar a los policías detenidos y restablecer el orden público.

AL FINAL, nadie fincó responsabilidad de ninguna violación al gobernador Enrique Peña Nieto y al actual procurador General de la República, Eduardo Medina Mora, quien fuera secretario de Seguridad Pública federal al momento de los hechos.

ALGUNOS juristas consultados por este columnista, dicen que es difícil que el dictamen para el caso Oaxaca, pueda ser diferente salvo que decidan los ministros señalar responsables, tanto del lado del gobierno como de la sección 22 y la APPO, de violaciones graves a los derechos humanos que sí los hubo en el 2006 durante el prolongado conflicto.

LO QUE POCOS SABEN

SUCEDIÓ en la barricada de Brenamiel en 2006: Las hordas que comandaban el perredista HUGO JARQUÍN y el temible “Alebrije”, detuvieron a dos pobres policías a quienes lapidaron y casi matan a golpes.

ESO ocurrió cuando la PFP hacía sus preparativos para accionar el restablecimiento del orden el 29 de octubre de ese año. En la llamada mesa de disidencia de la sección 22, integrada por un cuerpo de abogados de la APPO, recibieron la orden de ir por los dos policías “antes de que esos salvajes los maten”, dijo alguna voz sensata.

CUANDO los representantes de la mesa de disidencia llegaron a la barricada, los dos agentes estaban casi muertos, con múltiples fracturas a consecuencia de la golpiza que les daban. Cuando los abogados de la 22 intentaron llevárselos saltaron gente de “El Alebrije” y de Hugo Jarquín y violentamente impidieron el rescate. “Aquí no hay más gobierno que nosotros”, decían. “Aquí somos la ley” y empezaron a rociar gasolina a los dos agentes. El combustible alcanzó a los mismos abogados que prefirieron retirarse ante el riesgo de ser quemados vivos. En horas de la madrugada decidieron, finalmente, entregar a los dos gendarmes a quienes aventaron en calidad de bultos a la batea de una camioneta.

HUBO de todo en ese conflicto atizado por los grupos más variopintos, hasta sucesos que hoy a la distancia se ven chuscos pero que en su momento fueron dramáticos como el intento de captura de BULMARO RITO SALINAS en el hotel Camino Real donde se reuniría con un entrevistador de televisión.

UNO de los actores me hace el relato. Un grupo de appistas descubrió que la camioneta del diputado Rito, estaba frente al citado hotel y fueron sobre ella. El chofer corrió despavorido y dejó abierto el vehículo que de inmediato fue “expropiado” por unos appistas mientras otros seguían a la caza de don Rito que, por teléfono hablaba, a punto del llanto, suplicando que lo rescataran porque estaban a punto de derribar la puerta del cuarto donde lo había ocultado su entrevistador.

NO PASÓ a mayores porque fue sacado por la puerta de servicio, pero su camioneta fue llevada al Zócalo donde la entregaron pero sin dos metralletas que los “guaruras” de don Rito, tenían allí. Hasta hoy nadie sabe donde quedaron esos “cuernos de chivo”.

CUANDO los abogados de la misma “Mesa de Disidencia” revisaron la cajuela encontraron más de 200 mil pesos en billetes de diferente denominación, una docena de plumas Blanc Mont grabadas con el nombre de los diputados, principalmente del PAN y del PRD, así como un par de aretes con piedras preciosas a nombre de la diputada Blanca. Una voz entre los mismos integrantes de la Fiscalía Magisterial que fueron los que revisaron minuciosamente la camioneta, sugirió la entrega del vehículo y su contenido para exhibir públicamente el uso imprudente del dinero público, por parte del entonces diputado don Rito.

LA ÚLTIMA RESISTENCIA

AL INTERVENIR la PFP , la mayoría de las barricadas fueron levantadas, excepto la de “Cinco Señores” sobre la cual el mismo Secretario de Gobierno que entonces era HELIODORO DÍAZ ESCÁRRAGA, sugería “no tocar” porque el choque “puede ser muy sangriento”. Por el tamaño de la barrera en esas principales avenidas, al gobierno le urgía despejarla pero nadie se atrevía.

OTROS operadores más audaces y más leales del gobierno, como el entonces Secretario de Obras Pública EVIEL PÉREZ MAGAÑA, lograron cabildear en repetidas reuniones en hoteles como Casa de Adobe, Fiesta Inn, Los Laureles, etc., con algunos cabecillas de grupos de la APPO que, según me cuentan, ante la abrupta pérdida de control de los liderazgos, el caos y la ola incontenible de delincuencia en las barricadas, muchos asintieron sobre la necesidad de que las fuerzas del orden intervinieran.

EN ESOS cabildeos, me dicen, Eviel se enteró que, sin saberlo, la policía ya tenía detenidos a dos muchachos apodados “El Cholo” y “El Conejo” que eran los dos líderes más reconocidos de esa barricada. Contactaron a sus familiares y negociaron el retiro de las barreras lo que, al final, resultó de lo más sencillo pues ni siquiera la policía intervino. El mismo EVIEL PÉREZ al frente de un grupo de trabajadores de Obras Públicas, grúas y otras máquinas, quitaron los parapetos y la única “resistencia” fue el tronido de dos cohetes.

EL MISMO Eviel, jugó un papel determinante para desarticular la acción que parecía la embestida final que provocaría la renuncia de Ulises Ruiz.

LOS activistas de la sección 22, habían convencido a un buen número de autoridades municipales de la Sierra Juárez , para bajar en masa a pedir la salida del gobernador. Todo estaba acordado pero en el último momento algunos líderes se retractaron y, el gobierno, por su parte, hizo lo suyo. En esos días aparecieron los supuestos guerrilleros marchando con uniformes y botas nuevas, y luego el Ejército Mexicano empezó a patrullar la zona y a establecer retenes.

TODO ESTO sucedía a la par con las noticias nada agradables que llegaban a oídos de los jóvenes y de maestros que creyeron que realmente estaban iniciando la primera “revolución del siglo 21” .

SE ENTERABAN que FLAVIO SOSA se reunía con políticos de alto nivel del mismo PRI, que el dirigente de la sección 22 ENRIQUE RUEDA PACHECO con las alforjas repletas se autoexiliaba a Canadá y se mencionaba el enriquecimiento inexplicable de otros dirigentes de menor presencia como ALMA DELIA SANTIAGO, de los dueños del FALP, El Chino Mugres, Gervasio; los manipuladores del FESODO, Miguel Ángel Schultz y su “Jueves” ROSENDO RAMÍREZ quienes hoy son detestados por los idealistas que aún creen en la APPO , y no los bajan de “traidores” y “entregadores”.

LAS expresiones de repudio hacia estos personajes en la última asamblea de la APPO , o de lo que queda de la APPO , confirman el grado de desprecio que hay contra estos pérfidos, pero de esos les comento luego.

Compartir
Artículo anterior¿A QUIÉN SIRVEN?
Artículo siguiente¿APRENDIERON ALGO?
Autor de Escaparate Político desde 1977 consolidada como una de las columnas de mayor permanencia. Dos veces Premio Estatal de Periodismo; Premio México de Periodismo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de México. Socio fundador de la Asociación de Periodistas de Oaxaca. Corresponsal (Oaxaca) de la gran cooperativa de Excélsior hasta su privatización.

Dejar respuesta