Periodismo Trascendente: Reafirmación de preferencias electorales

0
73

Raymundo Ibáñez del Castillo

Después de escuchar y ver el Primer Debate de candidatos a la Presidencia de la República, escenificado en el emblemático salón de sesiones del Instituto Nacional electoral (INE), los mexicanos que acudirán a las urnas a emitir el voto correspondiente, tuvieron la oportunidad de reafirmar o redefinir sus preferencias electorales, que harán valer en las elecciones del próximo domingo 2 de junio.

Según la encuesta, elaborada a nivel nacional por la empresa Massive Caller, inmediatamente al término del ejercicio democrático, se estableció que prevaleció el interés por el Debate Presidencial, toda vez que el 73.6% de los encuestados, contestó que sí había visto y escuchado el programa especial, coordinado, o mejor dicho, descoordinado, por el INE y el 24.4% restante respondió que no.

Con lo escuchado y visto durante aproximadamente dos horas de debate, de los electores encuestados, el 76.8%, reafirmó la preferencia que tenía hacia alguno de los candidatos a la Presidencia de la República.

El 13.6% restante de los encuestados y que sí escucharon y vieron el primer debate, cambió por otro candidato y; tan solo el 9.6% restante, aún no había decidido, pero después de escuchar a cada uno de los tres aspirantes a la Presidencia de la República, se decidió por alguno de ellos.

La misma empresa, mediante la encuesta aplicada y a pregunta expresa de que una vez que escucharon y vieron el debate, a favor de quien habían cambiado de quién habían cambiado el sentido de su voto, el 60.3%, es decir, la mayoría, se inclinó a favor de la candidata a la Presidencia de la República, abanderada por la coalición «Fuerza y Corazón por México», la otomí del Estado de Hidalgo, Xóchitl Gálvez Ruiz.

Como resultado de la misma encuesta, el 35.2% de los espectadores del Primer Debate Presidencial, que se transmitió por la televisión abierta, plataformas digitales y redes sociales, definieron su preferencia por la candidata del autoritarismo de Estado, Claudia Sheinbaum Pardo.

El otro 4.5% redefinió su preferencia por Jorge Álvarez Máinez, del Movimiento Ciudadano (MC), en el que hace y deshace, como único propietario de este partido político nacional, Dante Delgado Renauro.

Y a estas alturas del proceso electoral y a menos de dos meses para las elecciones del próximo domingo 2 de junio, el aspirante por el Movimiento Ciudadano, debería de entender que aparte de que le falta carisma, personalidad y altura política electoral, nada tiene que hacer en los debates presidenciales y menos en la contienda por la Presidencia de la República.

Y algo que no podemos dejar de mencionar, es que los conductores y moderadores de este Primer Debate Presidencial, Denise Maerker y Manuel López San Martín, en una actitud cívica, honesta y de aportación a la democracia, con su trabajo periodístico y de comunicación de incuestionable profesionalismo, declinaron el pago correspondiente.

Y no lo dieron a conocer ellos, sino los consejeros del INE.

Y sin buscar votos, ni falsos protagonismos, porque no necesitan de esto, cuando su vida la han consagrado a la comunicación, específicamente a la televisión, no aceptaron el pago de $150,000 de los 10 millones de pesos que costó a los mexicanos este ejercicio democrático, a pesar de que tuvieron que sortear los problemas derivados de la falta de organización del INE y que salieron a relucir en las dos horas de transmisión en vivo.

Los mexicanos, esperamos que para el próximo debate presidencial, la Comisión Temporal de Debates de la coordinación nacional de Comunicación Social y el INE, se apliquen, actúen con estricta responsabilidad y dimensionen la importancia de los debates.

periodismotrascendente 2025@gmail.com