POLITOLOGÍA CHAPULINERA

0
712

LA FLOR DEL HUAJE
Por: Javier HERNANDEZ CORDOVA
POLITOLOGÍA CHAPULINERA
Cada vez que se acerca un nuevo proceso electoral, pero sobre todo el de la gubernatura, todos los oaxaqueños nos volvemos una especie de politólogos. Pero lo mas simpático de todo es que nuestra politología la basamos en rumores, o simples apreciaciones subjetivas con las que tratamos de convencer o demostrar que tenemos la razón.
El asunto es que esta rumorología hace que las cargadas o los búfalos de la política vayan de un lado a otro buscando al posible sucesor, guiándose también por lo rumores o “tips” que se sueltan muchas veces por pura ociosidad.
La realidad es que, como en Oaxaca hay muy pocas fuentes de empleo, y el mayor empleador es el gobierno estatal o municipal, pues todo mundo trata de asegurar su “futuro económico” al lado de los posibles candidatos. De ahí que los atosiguen pegándoseles como lapas.
Pero bien, en este momento ya todos ven como el seguro a Eviel Pérez Magaña, todo por algunos “mensajes” que ha enviado el actual Ejecutivo del Estado en momentos claves y ante personas claves.
Pero… ¡aguas!
Resulta que la historia reciente nos ha dado algunas lecciones que muchos ya han olvidado, y que Eviel Pérez Magaña o alguno otro que ya se sienta seguro debe de tomar en cuenta, para que en caso de caer de la nube, el golpe no sea tan duro.
Basta con recordar aquella ya histórica jugada que le hiciera su partido a Pedro Vásquez Colmenares cuando buscaba ser Senador y ya tenía toda su propaganda impresa guardada en aquel vetusto edificio de Hidalgo y 20 de Noviembre. Horas antes le avisaron que no era él y que el candidato sería otro, por compromisos con el PPS.
También en su momento Luis Martínez Fernández del Campo buscó la candidatura a la gubernatura del estado y realizó una intensa campaña proselitista por toda la entidad…Tampoco fue el elegido.
Otro que también ya tenía casi todo listo para arribar a la candidatura, fue Heladio Ramírez López, pero se le adelantó Pedro Vásquez Colmenares, por lo que tuvo que esperar otros seis años más para sentarse en la silla del Palacio de Gobierno.
El caso más reciente fue el de José Antonio Estéfan Garfias, al que Diódoro Carrasco Altamirano con mucha antelación le preparó el terreno fértil y prácticamente lo “sembró” con miras a ser su sucesor…Pero no contaban con la astucia y las amenazas de Nelson José Murat Casab con repetir el monrealazo, si lo dejaban fuera de la jugada…Estéfan Garfias tuvo que ser sacrificado.
Cuando José Murat preparaba su sucesión, manifestaba cierta predilección por Aquiles López Sosa…pero este ¡murió! y fue asi como llegamos hasta hoy en día.
De ahí mi pregunta: ¿Será efectivamente Eviel?….
Y miren que Oaxaca está viviendo un momento históricamente difícil, en el que se requiere, más que lealtad y cuidar las espaldas a una persona, la lealtad a una entidad que hoy más que nunca necesita de un gobernante a la altura de las circunstancias.

Compartir
Artículo anteriorDELINEADO
Artículo siguiente¿Y LA UNIDAD?

Dejar respuesta