PRAGMÁTICOS Y DESMEMORIADOS

0
395

Pragmático es aquel político que, en caso de contradicción a sus intereses, privilegia las acciones concretas sobre cualquier principio ideológico, o partidista. Primero él y luego él.

Rodrigo Borja

Quien no aprende de la historia, está condenado a repetirla eterna, infinitamente. Tal podría ser el destino de los oaxaqueños si echan al olvido, las memorias de las convulsiones sociales vividas en esta tierra, de ser así su destino seguiría un curso circular. El año 2006 trajo a la escena las mismas acciones violentas de 1977, las mismas razones para atizar el resentimiento social con la salvedad de que aquí lograron su objetivo: el derrocamiento de un gobernador.

TODO aquel que esté medianamente informado, descubrirá que muchos actores de la política actual siguen siendo los mismos de aquellos años, sólo que en bandos distintos y movidos por la misma ambición de mantenerse en el poder, usan hasta los mismos argumentos.

HOY QUE uno de los actores principales de la caída de ZÁRATE AQUINO, el senador convergente ERICEL GÓMEZ NUCAMENDI, rememora en su periódico la caída del gobernador MZA, es necesario hacer un paralelismo. Es indispensable para que quede constancia en la memoria, acaso con eso, se evite volver a tropezar. Y solo a guisa ejemplo, he aquí lo siguiente:

Si en 2006 los detractores de URO tuvieron quórum fue elemental el hecho de que a su llegada al poder, el gobernante negara recursos (400 millones de pesos según indicó el mismo URO) para entregar a fondo perdido a izquierdistas de banqueta que han hecho de la paz una mercancía muy cara, expertos en atizar el fuego de la inconformidad social que una vez logrado su objetivo, lo apagan -CIPO, sección 22 del SNTE, FALP, CODEP y casi todas las siglas de las cerca de un millar de organizaciones sociales que existen en la entidad-.

Si en 1977 los detractores de Zárate Aquino, tuvieron quórum, fue elemental el hecho de que a su llegada al poder, el gobernante negara recursos a porros disfrazados de universitarios que recibían dinero del presupuesto del Estado, parásitos sociales bien pagados. Según dijo el mismo gobernante derrocado: “dicté las medidas procedentes para que tales grupos dejaran de ser subsidiados por el gobierno del estado” (Noticias 3/03/07).

AHORA que se cumplen 32 años de aquel conflicto político, el abogado ENRIQUE PACHECO ÁLVAREZ da a conocer el “testamento político” de ZÁRATE AQUINO donde revela el “tejemaneje” de los políticos que, encubiertos, activaron -con dinero, obviamente- su renuncia al gobierno.

COMO LOS que se decían “revolucionarios” del siglo 21 y ahora viven en Canadá y países europeos a cuerpo de rey, o son “líderes” de la 22 con su problema económico resuelto de por vida, en aquel 1977 las masas de revolucionarios marxistas las encabezaba, entre otros, el hoy influyente priísta y nuevamente candidato a diputado federal HELIODORO DÍAZ ESCÁRRAGA, ejemplo vivo de los revolucionarios de banqueta. De los que, de repente, descubren que la agitación social es un medio eficaz para alcanzar el poder. No es que luchen por cambiar las desigualdades socioeconómicas del pueblo, hacen ruido para ser llamados a disfrutar de las mieles del poder.

RARA AVIS

HAY UNA ANÉCDOTA que retrata el cinismo de los que pegan con la izquierda y cobran con la derecha.

EN UNO de sus viajes interparlamentarios, el polémico y camaleón de mil colores partidistas, PORFIRIO MUÑOZ LEDO, desde que subió al avión hacia Europa, se apoltronó y se dejó consentir con champaña, coñac y los manjares más caros. Uno de sus compañeros legisladores le preguntó: ¿Y tu espíritu sobrio de hombre de izquierda?

-YO COMO y bebo de lo mejor porque quiero que los jodidos de mi país algún día lleguen a hacer lo mismo- respondió enfático.

PERO también hay raras avis en la izquierda idealista. Uno de ellos es el galeno Felipe Martínez SORIANO, otro de los actores principales del conflicto que causó la caída del gobernador MZA. A pesar de su edad, de la persecución que ha padecido, don Felipe Martínez es un hombre vertical. Qué decepcionado ha de estar de muchos de sus compañeros de lucha. Este médico es de los pocos políticos de convicción vertical que conozco. Fiel a su ideal de redimir algún día a los que la justicia social ha marginado, no abandona la trinchera. Lo identifica su congruencia. Fue rector de la UABJO, ha tenido oportunidad de enrolarse en las esferas del poder pero, contrario a los revolucionarios de pacota, sigue dando ejemplo de austeridad y convicción política.

DEL OTRO LADO, del de los actores políticos maniobreros y oportunistas, está aquel personaje que en los días de Zárate Aquino, jugó papel relevante. Me refiero a ERICEL GÓMEZ NUCAMENDI que entonces era furibundo tricolor, líder de la CNOP y político miembro de la burbuja de allegados que cercaba a ZÁRATE AQUINO. Igual que los de la burbuja de hoy en torno a URO.

PERO VEAN las incoherencias. ERICEL es hoy senador convergente, crítico sistemático -desde su periódico- del PRI gobierno y convertido desde el 2006 en apologista de la APPO y de los que se decían “revolucionarios” del siglo 21. Es decir, en el 2006 olvidó su pasado priista y jugaba al revolucionario. Así lo pillaron en aquella llamada telefónica dando instrucciones a los APPOS para incendiar edificios del centro histórico, y que hizo pública la televisión.

EL ACTUAR de este político y otros, nos remite al adjetivo de desmemoriados. Digo esto por la forma tan precisa con que el diario azul, y otros medios secuestrados como estaciones de radio y la televisora estatal, en 2006 a través de sus voceros arengaban con sus mentiras queriendo repetir a los oaxaqueños la receta de que “a la caída de Ulises el pueblo sería redimido”. No calcularon que Oaxaca no es un pueblo de desmemoriados. Sabían que el objetivo de esos políticos incendiarios era reinstalarse en el poder y para ello usar a las masas.

En los intentos por derrocar al gobernante, en ambos casos “los enemigos de las instituciones fueron calificados como revolucionarios” (…) “con absoluta falta de objetividad, con extraordinaria mala fe y con inigualable falta de responsabilidad, se radicalizó el movimiento” escribió el gobernante caído.

En el recuento de la caída de Zárate Aquino éste refiere que “en la ciudad de Oaxaca, los grupos de porros produjeron agresiones armadas contra sus propias gentes (sic) y contra la policía y el pueblo en general. Por un lado, pero también de los grupos subversivos fueron desertando los auténticos estudiantes al sentirse engañados -suerte similar tuvo la APPO cuyos dirigentes, también emboscados, hoy se han distanciado, unos felices con la paga generosa, y otros resentidos por no haber visto rodar la cabeza de su adversario URO. Igual que en el 77 donde “les fue necesario traer refuerzos (agitadores profesionales) del Distrito Federal, de Guerrero de Puebla. Así mismo, se recurrió a extranjeros expertos en explosivos para que los adiestraran en el manejo de los mismos” cuando querían la caída de URO también sus detractores trajeron turismo revolucionario europeo y norteamericano, hasta en fotografías quedó el recuento de los extranjeros también avezados en el manejo de explosivos)

MZA refiere como “fundamental la presencia de la prensa escrita, televisiva y radiofónica –para que no se perdiera detalle de la apasionante narración de la caída del gobernante– muchos de ellos perfectamente pagados y aleccionados, de tal manera que no solo pudieron estar listos en los lugares en donde se iba a desarrollar algún acto o provocación” Recuerden el papel que jugaron medios electrónicos nacionales, como Televisa, que ya daba por hecho la renuncia de URO y que parecía golpeaban al gusto del Secretario de Gobernación Carlos Abascal.

Como las vías del tren, los izquierdistas de banqueta trazaron como líneas gemelas sus acciones para lo que fue la caída del uno y el intento de derrocamiento del otro, todo para accesar a las delicias del poder y en medio –entre las patas de los caballos– el pueblo que, hoy más que nunca, es necesario reactive su memoria para no dejarse engañar con el cuento de que un tropel de bárbaros y un caterva de políticos resentidos nos puede redimir con cierre de escuelas, de calles y huelgas locas.

Compartir
Artículo anteriorDOBLE CARA
Artículo siguienteCONVENENCIEROS
Autor de Escaparate Político desde 1977 consolidada como una de las columnas de mayor permanencia. Dos veces Premio Estatal de Periodismo; Premio México de Periodismo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de México. Socio fundador de la Asociación de Periodistas de Oaxaca. Corresponsal (Oaxaca) de la gran cooperativa de Excélsior hasta su privatización.

Dejar respuesta