¿QUIÉN GANÓ?

0
514

APEGADOS al candor de que en la política se vale todo menos perder, los tricolores echaron toda la carne al asador para alzarse nuevamente con el “carro completo”, un trofeo que lucen ante sus adversarios políticos que en Oaxaca, durante la campaña superaron en mucho las fanfarronadas del “acorazado” líder panista GERMÁN MARTÍNEZ.

SOLO hay que recordar la campaña contundente y sostenida en el periódico azul contra el PRI, como señal de un miedo atroz de los políticos dueños de ese medio faccioso contra el dirigente estatal JORGE FRANCO VARGAS. Atacaban con la convicción de alzarse como una especie de mediocracia pero los resultados le dieron con la puerta en las narices. A estos también hay que recordarles que deben tomar en cuenta que la sociedad está como nunca, más preparada políticamente para hacer frente al engaño y a los abusos.

CON ESA guerra de papel tan infame, unos y otros hicieron realidad aquí eso de que “en las campañas un partido siempre dedica sus mayores energías a tratar de probar que el otro partido es incapaz de gobernar y ambos normalmente tienen éxito y tienen razón”. A eso se debe el abstencionismo del 59 por ciento, dos puntos porcentuales menos que en las elecciones locales del 2007 y la anulación de más de 46 mil votos.

LO CURIOSO es que, en contraparte con la decisión del líder panista que renunció como una muestra de que aún hay políticos con decoro, aquí ninguno de los cabecillas de los amarillos del PRD, o de los azules y anaranjados en esa alianza coyuntural con “la pandilla”, han mostrado algún signo de dignidad, por el contrario, todos evaden a la paternidad del gran fracaso.

ANTE los casi 449 mil sufragios del PRI, los panistas, con todo y que detentan el poder, apenas lograron rebasar la cifra de 167 mil votos. Esa izquierda ficticia que representan los del PRD, apenas rebasaron los 163 mil votos cuestión que los empuja a disputar a los azules el segundo lugar.

QUÉ decir del nuevo partido de los pejistas, el PT, con su ridículo número de 48 mil votos, casi igual que los anulados (46,147). El partido Convergencia de GABINO y “Cara Sucia”, con todas sus fanfarronerías apenas suman 44 mil votos. Ah pero eso sí, todos han entrado a una guerra de descalificaciones con el fin de lavar sus yerros. De todas formas, Anaya y Dante Delgado, propietarios de estos dos últimos partidos, están felices porque mantienen el registro y esto significa más dinero público para sus chequeras personales.

PERO sus argumentos son de risa, de tan sobados solo causan hilaridad, como eso de decir que cuando gana el PRI hay fraude y si vencen ellos es democracia.

La tránsfuga del PRD, doña Otilia Galindo, ahora procurando para el PT negocio, digo partido, del eterno “líder” ALBERTO ANAYA, y su ex contlapache LENIN LÓPEZ NELIO en el PRD, parecen disco rayado con su cantaleta de que fue “una elección de estado…”.

PARA sus apologistas será imposible justificar el rechazo que les manifiesta la sociedad principalmente en Oaxaca, donde los que manejan estos partidos son viejos y mañosos priistas que sin ningún mérito se autonombran adalides de la democracia, además de que todos ellos vivieron durante largos años no solo con lealtad sino con absoluto servilismo y hasta con abyección al PRI, partido del que hoy reniegan.

NO GANO UNO

CON EL triunfo contundente en los once distritos, los mismos priistas aun se preguntan: ¿Quién fue el gran triunfador?

AUNQUE la mirada se centra inmediatamente en el operador más relevante de Ulises Ruiz Ortiz, es decir, en el dirigente estatal del PRI, Jorge Franco, los más sensatos definen que fue un trabajo de equipo.

EN el distrito del centro, pese a la intensa campaña de desprestigio, el responsable político JOSÉ ANTONIO HERNÁNDEZ FRAGUAS y el mismo candidato Manuel de ESESARTE, trabajaron finamente en la urdimbre del triunfo que les dio 32 mil 600 votos contra 20,600 de los azules y 17 mil del PRD. Vale comentar aquí que la gran frustración fue para el galeno MAURILIO MAYORAL con la ridícula cantidad de 3,300 votos para su partido el PT. Me dicen que el mismo Mayoral se lamenta de haber basado su propaganda en un espectacular donde aparece con El Peje AMLO alzándole el brazo cuestión que sirvió para anularlo.

OTRO sobresaliente del equipo tricolor, EVIEL PÉREZ MAGAÑA, rompió en Tuxtepec las expectativas al obtener más de 54 mil votos y dejó muy abajo al candidato de Convergencia, JOSÉ SOTO que con toda y su multimillonaria campaña apenas levantó 11 mil 885 sufragios que, eso sí, fueron definitorios para que el partido naranja no pierda su registro. Finalmente lograron el objetivo trazado por GABINO CUE Y JOSÉ MURAT en Tuxtepec. La millonaria inversión en la campaña la hizo JOSÉ SOTO una vez que le aseguraron una las curules plurinominales.
OTRA participación determinante en la campaña fue la del Senador ADOLFO Toledo INFANZON, el político más visto en los últimos meses por su intenso activismo político.

EL ISTMEÑO trabajó intensamente en todos los distritos pero principalmente en Tehuantepec donde el PAN con González Manríquez, y el PRD con el ex director del IEEPO Froylan Cruz Toledo, estaban despuntando pero finalmente resultaron llamarada de petate. Ambos apenas rebasaron con unos dos mil votos a la abanderada del PRI. Comentan que FROYLAN apostaba en algún signo de lealtad de los mercenarios maestros de la sección 22 con los que compartió generosamente el gran presupuesto del IEEPO en sus tiempos de titular, pero se hicieron los desentendidos.

¿PARA QUE SIRVEN?

CUANDO ya esta renovada la Cámara baja del Congreso de la Unión y descubrimos la nulidad de los diputados salientes vale preguntar ¿para que sirve un diputado?

CASI PARA nada, solo para sangrar el presupuesto para fines personales con prestaciones fabulosas, de primer mundo.

Cada diputado federal le cuesta a los mexicanos 9.4 millones de pesos al año entre gastos de operación, salarios, pagos de personal, viajes, viáticos, alimentos, prestaciones, mantenimientos de oficinas y servicios.

COMO si realmente hicieron algo relevante por el pueblo, se asignan prestaciones que son un insulto para la pobreza de la inmensa mayoría de los mexicanos. Si un diputado federal pierde la vida sus familiares recibirán hasta 15 millones 478 mil pesos gracias a un seguro que adquirió la Cámara con cargo al erario. Por muerte individual el monto es de 5 millones 159 mil 600 pesos; en caso de deceso grupal en accidente de más de dos legisladores, se paga el doble. Si es a causa de accidente aéreo se eleva al triple, de acuerdo con información del órgano legislativo. Las pólizas por 9 millones de pesos, costeadas por las arcas públicas, cubren fallecimiento, muerte accidental, invalidez total o permanente y pérdidas orgánicas. Este beneficio se suma a una dieta mensual de 126 mil pesos brutos, un seguro médico de gastos mayores, una bolsa de 59 mil pesos al año para dentista, cuatro boletos de avión mensuales, vales de despensa, gasolina y automóviles con choferes, entre otras comodidades. En el documento Condiciones de coberturas del seguro de grupo de vida para los diputados activos de la 60 Legislatura, se establece que los beneficios de doble o triple indemnización se aplicarán en caso de muerte al viajar como pasajero en cualquier vehículo público regular, en un ascensor (excluyendo de minas), o al encontrarse en cualquier cine, teatro, restaurante, hotel y otro edificio de acceso público que sufriere incendio o derrumbe. Los índices de muerte son reducidos en la Cámara Baja , a diferencia del Senado de la República , según reportes internos de las licitaciones en San Lázaro. Además tienen un seguro medico con un costo individual de 8 mil hasta 80 mil pesos. El contrato cuesta 67 millones de pesos por un año de cobertura amplia dado que son muy enfermizos.

Compartir
Artículo anteriorNEÓFITOS
Artículo siguienteDESPOTISMO
Autor de Escaparate Político desde 1977 consolidada como una de las columnas de mayor permanencia. Dos veces Premio Estatal de Periodismo; Premio México de Periodismo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de México. Socio fundador de la Asociación de Periodistas de Oaxaca. Corresponsal (Oaxaca) de la gran cooperativa de Excélsior hasta su privatización.

Dejar respuesta