Una Otomí a la Presidencia

0
76

Por Cipriano Miraflores

Terminé de leer el libro de Melgar sobre Xóchitl Gálvez titulado: «XINGONA: una mexicana contra el autoritarismo».

Es un libro que delinea el perfil humano, de mujer, de Otomí y su condición colonial de Indígena, así como su perfil político, su desempeño público y de su compromiso con los pueblos originarios de México.

El libro me reafirmó que toda persona mujer perteneciente a algún pueblo originario tiene un triple problema: ser indígena, mujer y ser pobre. Superar estas tres condiciones es una lucha brutal y titánica.

Luchar contra la condición colonial y neocolonial que significa ser indígena no es fácil, recuerden que ser indígena no es identidad sino situación y condición en el sistema capitalista liberal.

Ladina le dijo el Presidente, mostrando su criollismo histórico, racismo y bajeza ideológica.

Si lo anterior está canijo, su condición de mujer es igual de problemática puesto que somos una sociedad patriarcal, machista, violenta y falta de respeto hacia las mujeres.

Por si lo anterior no es suficiente, ser pobre en México es sufrir un racismo económico que te conduce a la dependencia y a las relaciones de explotación por el sistema capitalista.

Solo uno de cada 100 es capaz de superar su condición de asalariado en nuestro país.Pues les debo de decir que Xóchitl Gálvez ha sido capaz de superar estas tres condiciones por su esfuerzo individual, personal, férrea voluntad, rompiendo barreras a punta de martillo.

Ella es un ejemplo para los millones de indígenas de México, por eso confiamos en ella para superar nuestra condición de colonizados.

Con ella se abre un ancho mundo de oportunidades para más de 70 millones de indígenas que somos los marginados, los pobres, los obreros, los campesinos, los sirvientes, los meseros, los cocineros, los viene viene, los trabajadores informales.

Desde luego, necesitamos que ella sea la próxima Presidenta de la República para facilitar nuestra emancipación.

Es hoy o nunca, quién sabe cuándo tendremos otra oportunidad.

Así las cosas, en vía de mientras sean rabiosamente felices.

May, Mayepe