USO POLÍTICO

0
577

NO BIEN se acerca la temporada electoral y los partidos políticos empiezan a mostrar las armas que piensan utilizar ya sea para intentar debilitar al adversario, o con la idea de atraer simpatías del electorado.

COMO ya sabemos que en política nada es fortuito, la reciente recomendación de la CNDH sobre la desaparición de los dos comandantes del EPR, y el dictamen de la Suprema Corte sobre el caso Atenco que vemos como el preludio de lo que viene para Oaxaca en relación al desastre del 2006, son dos temas que van a provocar aquí mucho ruido mediático.

EL SENADOR Adolfo TOLEDO, con mucha anticipación ya advertía sobre el uso político del resultado de las investigaciones que hizo la Corte sobre los sucesos violentos del 2006. Pidió que el dictamen fuera apartado de los tiempos políticos pero todo indica que el gobierno federal panista, por estrategia electoral, hará lo contrario.

CUANDO ya cocinaban lo de Atenco, el senador TOLEDO pidió a sus compañeros de Cámara “asumir una posición de responsabilidad política y no buscar mediante falsos debates y conflictos ocultar la falta de propuestas y de candidatos con representación real”. Y es que aprovechando el vendaval, los ex priistas de Convergencia con GABINO CUE a la cabeza, impulsaban la idea de discutir en el pleno de la Comisión Permanente , un punto de acuerdo para que la Suprema Corte de Justicia se pronunciara respecto de los hechos ocurridos en mayo de 2006 “con la intención de restar votos al PRI de cara a las próximas elecciones intermedias”.

POR ESO les digo que lo de Atenco es el preludio de lo que conoceremos sobre el desastre del 2006. Precisamente en esa tenaz lucha por el poder, quieren aprovechar el momento y politizar las resoluciones de la Suprema Corte que, sin duda, dirá que si hubo violaciones de los derechos humanos.

LA SORPRESA puede darse cuando digan que así como el gobierno violó -con la fuerza pública- los derechos humanos de los activistas de la APPO y de la sección 22, también éstos violaron los derechos fundamentales del pueblo de Oaxaca, con la prolongada huelga escolar sin justificación legal alguna, y la supresión de facto del derecho al libre tránsito con las barricadas y otras tantas salvajadas como los juicios sumarios en el kiosko del zócalo. Va a ser muy interesante saber el dictamen de los ministros de la SCJN.

SE TRATA de un asunto muy politizando indudablemente. Ya vimos el intento de usar a la Corte , como el mazo con el que descalabrarían al tricolor por la recuperación que está logrando en las preferencias electorales.

PERO como dicen que el PRI no está manco, al primer intento de descalificar al gobernador mexiquense, Enrique Peña Nieto, vino la respuesta. ¿Hasta dónde puede llegar el efecto de una resolución del TSJ?

TIENE MUCHAS limitantes. Las marca la misma Constitución en su Artículo 97 que le da al máximo tribunal la facultad de investigar violaciones graves a las garantías individuales, pero no de convertirse en ministerio público para fincar acusaciones a los presuntos responsables.

LA CORTE ya sufrió su primer descalabro con lo de Atenco. Viene el de Oaxaca que también hará padecer a los ministros, seguramente.

Si los ministros determinan que no hubo violaciones a las garantías individuales de los APPOS y de los sindicalistas de las 22, serán cuestionados por las organizaciones políticas y no gubernamentales que actúan en bloque.

Si por el contrario, los ministros dictaminan que sí hubo violaciones a las garantías individuales de los de un bando, tendrá que decir lo mismo de la ciudadanía y de los estudiantes a los que se les negó el derecho al libre tránsito y a la educación. De no ser así se le vendrá encima un alud de cuestionamientos.

Tomando como base lo anterior, resulta hasta ociosa tal resolución ¿Para qué juzgar si no habrá sentencia, castigo y sólo generará protestas por doquier?

¿Qué sentido tiene la investigación de la Corte si ya sabemos que no es un ministerio público que pueda aplicar una resolución? Aquí lo que esperan es únicamente el efecto mediático en tiempos electorales y es lo que quieren aprovechar los grupos que se disputan el poder.

ESTA es la causa por la que los partidos de oposición quieren que la SCJN “victimice” a los revoltosos que incitados y financiados por los grupos de poder más variopintos armaron el desastre del 2006 y anunciaban la “primera revolución del siglo 21”. Solo esperan el pronunciamiento de la Corte para iniciar su alharaca que les permitirá capitalizar –según calculan– una alta retribución electoral en detrimento del ascendente tricolor.

LA MISMA TONADA

EL OTRO tema es la recomendación de la CNDH para que se sigan las investigaciones por la desaparición de los dos comandantes del EPR. No bien se conocieron las recomendaciones y el efecto mediático empezó entre señalamientos y declaraciones contradictorias pero con mucha preocupación de parte de funcionarios que pudieran resultar involucrados.

PARA EMPEZAR, los familiares de los eperristas, Edmundo Reyes y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, ya lanzaron un buscapiés al decir que los asesinatos de los jefes policiacos Aristeo López Martínez y Alejandro Barrita Ortiz “son crímenes de estado que servirán para acallar la verdad y evitar que se aclara la desaparición o muerte” de de los eperristas.

AUNQUE el asunto de la guerrilla compete investigarlo a las instancias federales, las autoridades estatales no pueden desentenderse cuando Oaxaca, es un semillero natural de inspiradores de la línea de “hacer la revolución para derrocar al gobierno”, como los hermanos Manuel, Francisco, Oscar Nahum y Blanca Estela Círigo, los hermanos Canseco Ruiz y los dos comandantes “desaparecidos”. Esto sin contar con que en la sección 22, la guerrilla es hoy material didáctico forzoso. Un tema que hoy cobra actualidad en los medios nacionales al acercase las elecciones.

AUNQUE el gobernador ULISES RUIZ ha declarado que ninguna corporación policiaca a su mando, ha detenido a los guerrilleros “desaparecidos”, incluso, ha dispuesto franquear las puertas de las cárceles a las organizaciones de Derechos Humanos para hacer revisiones, Oaxaca, no está descartado para padecer otro acto guerrillero. De allí los focos rojos que se vuelven a prender.

Compartir
Artículo anteriorDE SU PROPIO CHOCOLATE
Artículo siguiente¿Y LOS PERIODISTAS?
Autor de Escaparate Político desde 1977 consolidada como una de las columnas de mayor permanencia. Dos veces Premio Estatal de Periodismo; Premio México de Periodismo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de México. Socio fundador de la Asociación de Periodistas de Oaxaca. Corresponsal (Oaxaca) de la gran cooperativa de Excélsior hasta su privatización.

Dejar respuesta